¿Quienes somos?

Delivip, nuestra empresaEn DELIVIP somos productores de fruta, una empresa dedicada a la fruta por tradición familiar con especialización en fruta de hueso.  


Nuestras fincas se encuentran en el entorno del Mar de Aragón, junto al pantano de Mequinenza, un excepcional paraje con las condiciones óptimas para el cultivo de nuestras plantaciones de cereza, melocotón, nectarina, paraguayo y platerina.  Nuestros árboles son cultivados utilizando al máximo los recursos y mecanismos de producción naturales y métodos biológicos de control, obteniendo como resultado una fruta de delicioso sabor y con unas cualidades organolépticas inigualables que conquistan al paladar más exigente.  


Renovamos nuestras plantaciones periódicamente con nuevas variedades que no sólo tienen cada vez mejor tamaño y color sino también un sabor más uniforme y agradable. Nuestros cerezos son cultivados con el mayor esmero controlando de forma exhaustiva su crecimiento siempre respetando al máximo el medio ambiente y utilizando buenas prácticas agrícolas.


El objetivo de DELIVIP es el de hacer llegar las mejores cerezas directamente del campo al consumidor en pocas horas, para que este pueda disfrutar de su intenso sabor, calidad y frescor.  No encontrarán nuestras cerezas en el mercado ya que las que vendemos a través de mayoristas son exportadas al extranjero.

Compartir: 

beneficios de las cerezas delivip

 

Las propiedades de las cerezas, a parte de su excelente color y sabor, sorprenden gratamente ya que pueden beneficiar nuestra salud además de deleitar nuestro paladar.  Son una fruta rica en hierro, calcio, magnesio, potasio, azufre y vitaminas como A, B, C, E y PP.  Destaca su riqueza en agua 80% y su carencia de grasas.


Las cerezas se consideran como una de las mejores frutas para depurar el organismo y liberarlo de toxinas.  Sus propiedades depurativas provienen especialmente de su riqueza en antocinas, responsables de su color rojo tan llamativo y capaces de neutralizar los radicales libres responsables de la aparición de muchas enfermedades regenerativas como cáncer, artritis o alzheimer.  Las antocinas combinadas con la vitamina C y los aminoácidos tienen la capacidad de proteger las células de la piel ayudándonos contra la aparición de arrugas, manchas y flacidez.


Hay que apuntarse a comer cerezas.  Nuestro cuerpo y el de los nuestros saldrán ganando.